El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Ir abajo

El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Aleksand Bright el Lun Dic 03, 2012 11:40 am

Abrió los ojos a las ocho en punto. Aún se estaba acostumbrado a eso de dormir, de hecho, lo hacía solo para no incomodar a los otros miembros del circulo y las criadas de la mansión. Se podía jurar que se escuchaba Artemis hablar con alguien hasta altas horas de la madrugada mas si entrabas en la habitación lo encontrarías completamente solo. Abrió el ropero y se quedó mirando la ropa que había allí. Según Reichen su vestimenta normal era demasiado blanca y llamativa para la época actual por lo que acomodó las prendas que pertenecían a Aleksand para diferentes ocasiones. Repasó en su mente las explicaciones del joven. Playa....playa... Extrañamente sólo encontraba bañadores que llegaban hasta la rodilla, algunos de colores estrafalarios que desecho al instante. Sonrió solamente al encontrar uno negro y blanco que tenía el diseño de una luna blanca que cubría uno de los lados de la prenda. No llevaba nada más, incluso sus pies iban descalzos. Sin la necesidad de buscar nada, pues a donde iba no necesitaría de nada más que su voluntad, fue hasta la puerta de la mansión. Artemis se cruzó de brazos y recostó su peso sobre la espalda en la pared de la entrada y cerró sus ojos.

En algún lado de la mansión, Reichen Morgan debía de haber recibido un campanazo a su subconsciente que lo despertaría de su sueño. Segundos después sería la voz de Artemis la que se dirigiría completamente a él- Es hora del entrenamiento, tienes cinco minutos para bajar y verme en la entrada. En esta Dimensión lo mejor es aprovechar el tiempo y las horas de sol para explotar tus poderes- No era una amenaza pero los hechiceros sabían muy bien que no debían intentar contradecirlo o sería un peor martirio. El rubio contaba cada segundo con total exactitud sin la necesidad de un reloj, dejó su posición sólo cuando vio a Reichen bajar por la escalera. Cuando estuvo a una distancia lo suficientemente corta se dio vuelta para abrir la puerta y salir- Por más que me encantaría que intentes un hechizo de transportación, será muy peligroso aparecer en un lugar muy concurrido. Iremos en el dragón de plata- El "Dragón de Plata" era el nombre que le había dado el guardián a la motocicleta de Aleksand. Para suerte de ambos, mantenía los conocimientos adquiridos por el cazador como si fueran propios. Hizo sonar el motor para luego volver a dirigirse al otro chico -Sube, deberíamos de estar allí en 9 minutos y 32 segundos si el tráfico es óptimo- El chico contaba con 7 segundos para subirse al vehículo o Artemis lo haría por él, para su suerte lo hizo sin chistar.

Como si estuviera escrito en piedra, tardaron exactamente lo predicho por el joven de ojos plateados pero había algo en sus cálculos que estaba completamente errado. Allí no había absolutamente nadie -Extraño- fue lo único que soltó. De hecho, no era época de playa y toda la juventud estaría posiblemente estudiando- Hoy intentaremos controlar algo que la jurisdicción de nuestros poderes comparten, el agua. Y no me refiero a meros movimientos de pequeños volúmenes. Quiero algo excepcional Reichen o ve considerando la idea de acampar aquí- dijo posando sus plateados ojos en el hechicero y luego en la fantastica playa que tenían delante- ¿Lo intentarás a la primera o debo demostrártelo? -








Love struck like a silver bolt:







avatar
Aleksand Bright
Cazadores

Mensajes : 392
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Reichen Morgan el Lun Dic 03, 2012 12:04 pm

Reichen Morgan había despertado en cuanto Aleksand le llamó telepáticamente. Esta nueva modalidad de comunicación le perturbaba un poco, así que tenía que acostumbrarse a como diera lugar. Sin embargo, ya no era como antes, como cuando ellos podían hablar y reir. Ahora todo era muy solemne y hasta un tanto militarizado. Por lo regular Reichen se quedaba siempre encerrado leyendo, haciendo sus tareas o jugando un rato en su Ordenador. No tenía más familia mas sus amigos, de los cuales no estaba seguro si existía tal amistad o no. Reichen días antes había comprado un poco de ropa para Alek, o Artemis, o lo que fuera. Parecía que su lado angelical no estaba acostumbrado a usar ropa, o quizá estaría desnudo.

Reichen estuvo listo en 5 minutos. Sólo se había hecho una cola de caballo, se puso unos pantalones deportivos color negro, una playera y una remera con capucha color verde , además de sus zapatos deportivos color negro. Bajó enseguida, cuando de repente vio a Aleksand con solo un traje de baño hasta las rodillas,un tanto entallados, y nada más que eso. No llevaba nada para cubrirse la pelvis ni los pies. Se quedó sin habla al verlo. Cuando se dio la vuelta, lo miró de pies a cabeza, pero no quiso decir nada, solamente estaba viendo el hermoso cuerpo que este tenía. Reichen estaba en problemas.

" Deja de verlo, deja de verlo, deja de verlo" , pensaba para sí mismo.

Luego este le ordenó que subiera a la motocicleta con él , no podía ni siquiera discutirlo, solamente tenía que seguir órdenes. Se posicionó detrás de él, y se sujetó, mientras ambos iban en dirección a la playa. Durante el camino, pudo percibir su olor, aunque no era el mismo, algo de él le atraía aun más. Llegaron a la moto, y él sólo agachaba la mirada cuando Aleksand le daba órdenes.

Miró al mar, y respiró un momento.

- Descuida, voy a hacerlo por mí mismo. Quiero practicar un poco, no he perdido la noción de la magia pero... haré lo pecho...digo, lo mejor posible- Reichen estaba nervioso, no podía dejar de ver los músculos de Aleksand. Sus ojos grises tenían el poder sobre él de alguna manera. ¿ Qué le estaba pasando? Cerró los ojos, se concentró un momento, estiró su mano, y una ráfaga de viento apareció. El mar comenzó a moverse más fuerte, las olas golpeaban con toda fuerza. Algo del mar surgió, y cayó a los pies de Reichen.

- No puede ser... otra vez no- Miró que había sacado a un delfín del mar, entonces con un movimiento lo regresó a su hogar de nuevo.

- Creo que debo practicar aún mas...- Sonrió algo avergonzado.


avatar
Reichen Morgan

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 20/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Aleksand Bright el Lun Dic 03, 2012 12:38 pm

Artemis se había quedado de brazos cruzados observando a Reichen actuar. Quizás este no lo notaba ni tampoco se percataba de que el guardián estaba al pendiente de la manera en que fluía el Poder por el cuerpo del hechicero. Era un caos, no había concentración de magia en ningún punto, esta se escapaba por todos lados como si el cuerpo del usuario lo rechazara. No pudo evitar hacer una mueca de disgusto mas el mortal estaba tan concentrado enmendar su error que seguramente no lo notaría. El rubio dejó escapar el aire y cerró los ojos para sondear los alrededores, nadie cerca en cientos de metros por lo que tenía toda libertad para actuar. Realmente lo vacío del lugar era una bendición ya que le ahorraba de hacer unos cuantos encantamientos para alejar a los humanos curiosos. Una vez terminada la demostración de Reichen se acercó y lo rebasó por un paso- Lo que ocurre aquí no es una falta de comprensión de la teoría o técnica. No estas concentrando tu poder para nada, estas dejando que escape y actué a voluntad sin que lo doblegues, jamás olvides que eres tu quien da las ordenes y no al contrario-

Lo primero que hizo fue levantar su mano lenta y tranquilamente hasta dejarla paralela al suelo. Como si el tiempo se hubiese detenido en el lugar, el agua prácticamente no se movía, se mostraba totalmente sumisa a la voluntad del guardián. Cerró y abrió su puño rápidamente como si dejara caer algo mas fuerte corriente de aire salió disparada desde allí hacia adelante. El viento que se expandía en ancho y largo no tardó en partir las aguas y dejar una gran franja en toda su extensión. El agua aún parecía estática mas lo removido se iba acumulando en grandes esferas de líquido cristalino que empezaron a girar a metros por encima de las cabezas de ambos. Cada una debía de tener como mínimo un metro de diámetro, danzando entre ellas e intercambiando su contenido para formar un anillo y luego nuevamente volver a esferas - Lo bueno de este elemento es que puede ser utilizado de cualquier manera. El agua se amolda a lo que desees, escudo o arma - con un chasquido de dedos que iba sobrado una de las esferas acuáticas se ubico sobre Reichen y cayó sobre él empapandolo completamente con una fuerza que casi le hace perder su balance - Creo haberme olvidado que las personas necesitan despertarse bien para realizar sus tareas de manera eficiente. Espero eso haya ayudado- Aquello podía haberse considerado una broma más con Artemis era muy difícil saber puesto que su temple era estoico y no había rastros de risa en su rostro, sólo una sonrisa de vez en cuando.

-De nuevo- dijo volviéndose hacía Reichen - Si tu cuerpo no resiste lo necesario para lo que te he pedido puedes intentar canalizarme- explicó mientras se acercaba y le extendía su mano hacía él- Creo que sabes como hacerlo ¿Verdad?- preguntó arqueando una ceja y clavando sus argénteos ojos en el chico.








Love struck like a silver bolt:







avatar
Aleksand Bright
Cazadores

Mensajes : 392
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Reichen Morgan el Lun Dic 03, 2012 12:59 pm

Sintió el baño de agua sobre él, cosa que no le hizo gracia. Estaba muy fría y obviamente eso le hizo despertar aun más. Aquello no le pareció nada agradable, por lo que al escucharlo que debía intentarlo, volvió a concentrarse. ¿ Que no sabía usar sus poderes? Cómo no iba a distraerse si le gustaba su mentor, y aunque le costaba trabajo aceptarlo, en verdad le gustaba. Pero eso era imposible entre ellos, sin embargo, disfrutaba de su compañia aunque fuera una persona diferente. Era alguien inteligente este Artemis, y sabía exactamente lo que estaba haciendo. Volvió a concentrarse entonces.

- Creo que no es muy buena idea eso de la canalización, pero lo intentaré. - Se puso de cara al mar, y sintió un fuerte flujo de energía. Sintió por su cuerpo correr ese poder, un calor que repelaba el frío que hacía a esas horas de la mañana en el mar. Un fuerte viento comenzaba a soplar, y entonces, sintió que el mar comenzaba a bramar como siempre. Entonces, se concentró, y se decía a si mismo que lo iba a hacer de nuevo, todo por Aleksand, para que estuviera orgulloso de él.

Entonces, pensó en la fuerza del mar, y en la energía que tenía. Se sintió conectado con su entorno. Del mar comenzaron a brotar pequeñas esferas de agua que iban hacia él, brillaban con el sol naciente. Eran unas cuantas, pero ya era un principio. Se sorprendió de lo que hizo.

- Creo que lo estoy logrando. Por fín he logrado manejar bien la energía. Me tomó años el poder controlarlo, lo mejor es que no canalicé nada.- Las gotas se deshicieron y cayeron al suelo. No sabía si sonreír o celebrarlo, porque Alek ya no era del todo expresivo. - Bien, espero a lo que sigue maestro.
avatar
Reichen Morgan

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 20/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Aleksand Bright el Lun Dic 03, 2012 2:14 pm

Artemis ladeó la cabeza intentando comprender la reacción de Reichen ante el curioso despertar que le había dado. Algo adentro suyo le decía que no había sido muy placentero para el hechicero. Curiosamente el guardián creía haber hecho lo correcto puesto había visto en muchas ocasiones un accionar similar entre mortales ¿Podía ser que se haya equivocado? Se encogió de hombros sin saber la respuesta a la pregunta para luego volverse al otro joven, escucharlo y luego juzgar su nueva demostración de poder. Unas nuevas esferas más pequeñas se unieron a las suyas en la altura, no estaba mal. Como inicio, no estaba mal.

Empezó a caminar alrededor de Reichen como si estuviera evaluando cada una de sus acciones. Inexpresivo y con rostro calculador dio una vuelta completa hasta finalmente situarse frente a él. Con debida atención podía verse como una sonrisa un poco más amplia se dibujaba en las facciones del antiguo cazador. En un rápido movimiento hizo un golpe hacia adelante que expulsó un chorro de agua hacia el hechicero haciéndolo caer de espaldas a la arena- Un buen trabajo, sin embargo jamás debes bajar la guardia al controlar las oleadas de Poder. Es hora de poner un poco de dificultad al asunto. Es fácil controlar un elemento cuando lo encuentras en copiosas cantidades a disposición. Ahora quiero que te defiendas manipulando el agua a tu alrededor o de otro modo mi Poder aplastará tu voluntad hasta que no puedas moverte. Recuerda, el mar esta fuera de los límites- dicho esto lanzó otro golpe de torrente de agua que fue a parar justo a un lado de la cabeza de Reichen. Luego de eso esperó a que se pusiera de pie, era hora de saber cuanto podía soportar Reichen Morgan.

Artemis comenzó a pegar lanzando agua a voluntad. Sus puños o pies hacían el trabajo sin problema alguno, golpeando a la distancia en una especie de danza que era tan bella como mortal. El agua que materializaba con cada pirueta, giro y puñetazo azotaban con la fuerza de una catarata. Sus piernas se movían ágiles creando látigos de agua con cada patada. Su advertencia no era una mentira dado que tampoco era capaz de mentir a los mortales. Si Reichen no se defendía el agua lo haría caer rendido a los pies del guardián de plata.








Love struck like a silver bolt:







avatar
Aleksand Bright
Cazadores

Mensajes : 392
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Reichen Morgan el Lun Dic 03, 2012 3:16 pm

Varios golpes fuertes iban en contra de Reichen Morgan, quien una y otra vez se levantaba para volver a ser derribado. Eso lo retaba a mejorar, pero los golpes le dolían demasiado. Una y otra vez, se trataba de incorporar cuando ya un nuevo golpe venía a su rostro, a su pecho, a sus piernas. Su cuerpo comenzaba a dolerle demasiado, pero eso no iba a detenerlo. No esta vez, no ahora que iba a demostrar cuan fuerte era ante los golpes. Iba a salir bien, eso era seguro, aunque tuviera demasiados moretones en el cuerpo. Un golpe lo volvió a tirar, y se volvió a levantar. Se aguantaba las ganas de llorar, esta vez no iba a dejarse llevar por sentimentalismos, no esta vez.

Se concentró lo más que podía, así que intentó por todos los medios usar un escudo energético, para resistir mejor los golpes. Trató de concentrarse al máximo, pero al parecer no estaba funcionando. Conforme fue pasando el tiempo, el cual le parecía eterno, los siguientes golpes de magia los resistía un poco mejor, tanto que uno que otro rebotaba. Todo estaba saliendo bien.

- Tengo que resistir, tengo que salir bien de esto...- Decía en voz baja, mientras recibía otro golpe para volverse a levantar. Una fuerza comenzó a emerger, y cubría su cuerpo. Una vez más miraba a su entrenador, bello como ninguno, con esos ojos grises dominantes. Quería hacer sentir orgulloso a su mentor. Lo amaba, al parecer se dio cuenta de ello. Quería ser un gran alumno, no importaba los golpes que le diera. Se concentró fuerte en su escudo, y cuando quiso esquivar un fuerte golpe, su flujo de magia disminuyó y lo hizo caerse de espaldas por el golpe. Sintió sus huesos crujir, pero no fracturarse.

Reichen se levantó, respirando entrecortadamente.

- Por favor, entrenador. Necesito descansar un poco... - Levantó la mano pidiendo paz.
avatar
Reichen Morgan

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 20/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Aleksand Bright el Lun Dic 03, 2012 3:56 pm

Los golpes continuaron sin cesar. Artemis realmente era la fuerza de un mar embravecido y como a un barco a la deriva, no daba descanso o respiro alguno a su contrincante. El Poder empleado era medido pero eso no quitaba la peligrosidad de sus ataques y el dolor que eran capaz de provocar. Reichen los recibía de lleno para volver a pararse al instante. Aunque quizás no lo había dicho, el guardián valoraba eso por sobre todas las cosas. Continuar a pesar de ir contramarea era una cualidad extraña que hacía a sus portadores tener una voluntad especial. De repente la magia comenzó a fluir del muchacho para cubrirlo y resguardarlo. Quizás eran los últimos remansos de su fuerza que intentaban mantenerlo de pie. No importaba la razón, Artemis quería ponerlo a prueba mas el siguiente golpe se llevó consigo aquella barrera y la energía de Reichen para continuar.

El rubio se quedó mirándolo desde su lugar, para ese entonces otra de las esferas de agua caía sobre el hechicero. Sus ojos denotaban una expresión un tanto curiosa y contemplativa, como si buscara una respuesta a una pregunta jamás formulada. Con suma tranquilidad y naturalidad caminó hasta quedar al lado de Reichen- No es cansancio lo que te frena ¿Podría ser que tienes miedo de herirme?- A pesar de decirlo en voz alta, la pregunta parecía estar más formulada para sí mismo que para el chico en el suelo- Lo siento pero no hay tiempo para descansar. Prometí a ambos aquella noche que os entrenaría y no pienso faltar a mi palabra- Artemis se arrodilló junto a él y extendió sus manos a las zonas afectadas. Sus palmas emitían una cálida luz de plata mitigando el dolor mas no completamente. Instintivamente volvió a hacer una mueca de disgusto que se debía más a sí mismo que cualquier otra razón- No soy bueno en esto. Los poderes curativos están fuera de mi jurisdicción- El joven dejó su mano extendida para ayudarlo a ponerse de pie. Una vez hecho volvió a alejarse.

- Un usuario de la magia no es poderoso sólo por sus aptitudes para con ella, requiere que tanto cuerpo, mente y energía se conecten para lograr el resultado deseado. Por eso un hechicero medita, también por eso os he hecho sudar hasta la última gota y no pararé hasta encontrar lo que busco. Muéstrame tu objetivo, el poder y voluntad que yacen dentro de tu alma- Artemis movió su mano y sin embargo no era agua lo que aparecía sino el más candente fuego. La situación se había vuelto un poco más complicada y peligrosa para Reichen- Será mejor que te sinceres contigo mismo o lo que te espera no será nada placentero- Repitió la danza ahora en el rojo del fuego, luego de unos segundos se puso en posición de ataque para realmente emplearla en contra del hechicero- Terminó el descanso- Viéndolo así, algo dentro de Artemis era también como el abrasador sol.








Love struck like a silver bolt:







avatar
Aleksand Bright
Cazadores

Mensajes : 392
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Reichen Morgan el Lun Dic 03, 2012 4:44 pm

Reichen se levantó de nuevo, y cerró los puños. Respiró lentamente, profundo, hasta sentir de nuevo el flujo de energía de la naturaleza. Observó con ojos furiosos que Alek ahora era una especie de llama ardiente. Entonces, ahora era momento de enfrentarlo, a pesar de lo que sintiera. Su magia cobró fuerza, su temple apareció en ese momento, y sobretodo, su poder interno comenzó a tomar terreno. No iba a dejarse vencerse. Estiró sus brazos, sintiendo el viento, que se deslizaba por sus dedos. Llegó la hora.

- ¡ Estoy listo !- Y comenzó a regresar los golpes ahora. Mientras Alek le lanzaba golpes de fuego, él podía ahora repelerlos.

De repente algo dentro de sí comenzó a revolotear en su interior. Le envolvió un viento fuerte, una especie de huracán se hizo presente. Y su cabello comenzó a jugar con el viento, sus rastas se sacudían fuerte. No se movía para nada. De repente, usó su poder mental. Podía repeler los golpes, y ahora podía regresarlos. Su telequinesis apareció, el cual era su principal poder, además de su comunicación con los animales. Entonces mentalmente, pudo mover unos cuantos centímetros a Alek. Se acercó un poco más, con las manos a los lados, y lo volvió a mover. Y entonces, dio un grito fuerte, y empujó hacia atrás a Alek. Todo se detuvo, Reichen se sintió algo asustado. Respiraba entrecortadamente, y observaba al hombre tirado. ¿ Qué había todo eso?

- Yo...yo... este... - Abrió la boca algo sorprendido- Perdón, sólo usaba mis poderes... yo..yo


avatar
Reichen Morgan

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 20/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Aleksand Bright el Lun Dic 03, 2012 5:17 pm

Como había hecho antes. Artemis analizaba a Reichen con cada golpe, midiéndolo, controlandolo, poniendo toda su fuerza a prueba. Era cierto que el fuego no era su elemento favorito pero servía muy bien al propósito. Así, observó la furia en los ojos del hechicero, pensó en frenar la prueba para darle otra lección respecto a ello, pero pudo sentir la verdadera esencia y voluntad de Reichen oculta tras esa capa y sintió la curiosidad de ver hasta donde era capaz de llegar. Su Poder iba en aumento, los golpes que antes llegaban a él sin esfuerzo comenzaron a ser frenados y luego a ser directamente repelidos. Los ojos del guardián lo seguían con toda su atención midiendo como el poder mágico crecía en Reichen sin encontrar los límites antes impuestos. Quizás el aire era su fuerte, no era lo típico ¿Pero quien en Mystic Falls era normal? Por último fue la telequinesis lo que pareció finalmente alcanzar a Artemis y arrojarlo hacia atrás. El chico se estaba disculpando al cuerpo de un hombre en la arena que poco a poco se iba desvaneciendo en motas de luz.

A su espalda se escuchó al rubio carraspear y otra gran esfera de agua golpeó a Reichen- Te advertí que no bajaras la guardia. Esa ha sido la demostración de Poder que estaba esperando, esto me dará un buen indicio de como continuar. De momento debo decirte unas cosas. Primero, no deberías de preocuparte por lo que puedas llegar a lograr. Herir a un guardián empleando magia es muy difícil. Segundo, nunca pierdas de vista tu objetivo o pasará como ahora. Tercero, aunque fue un muy buen ataque no debes gastar toda tu energía en uno sólo o quedarás completamente indefenso si estas en desventaja númerica. Lo último y más importante, jamás dejas que tu poder sea dirigido por la ira o cualquier sentimiento negativo. De lo contrario, te arriesgarás a que tarde o temprano tu energía se vea contaminada. Tu y yo sabemos muy bien que significa eso-

Enseguida Artemis se cruzó de brazos y miro a Reichen a los ojos- Amén de esto, de momento el entrenamiento ha sido muy provechoso ¿Hay algo que no hayas entendido?- preguntó tranquilo antes de volver a hablar - lo último que puedo decirte es que la técnica que he empleado se llama la Danza del Copo de Nieve. Lo sé, suena infantil pero ese ha sido el nombre dado por su creadora y créeme jamás te gustaría pelear con ella. Bueno, era un ser muy apegado a los humanos y jamás levantaría su puño contra uno. De haberla conocido entenderías mi punto- El guardián parecía haber bajado la mirada, recordando el pasado y por primera vez mostrando una especie de melancolía en su voz.








Love struck like a silver bolt:







avatar
Aleksand Bright
Cazadores

Mensajes : 392
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Reichen Morgan el Lun Dic 03, 2012 5:33 pm

Había logrado derribar a su entrenador,lo cual era casi imposible, ya que Aleksand era un hombre demasiado fuerte. No era rival para él, sin embargo, era un buen alumno. Esto al parecer producía buenos frutos, era una victoria que por mucho tiempo esperaba en una pelea, aunque Aleksand le hubiera asestado otro golpe por detrás y lo haya derribado. Sonrió para sus adentros, por el simple hecho de que ya no era tan débil como pensaba. Sin embargo,tenía mucho por hacer todavía.

- Tienes razón, más que nada la ira me dominó, pero creo que te has dado cuenta de lo que puedo llegar a hacer cuando me enojo. Así fue cuando asesiné a mi hermano,cuando intentó matarme. Él era un vampiro, se supone que era mi hermano e iba en mi contra. Tan sólo recordé que me sentía amenazado y mi poder estalló. Creo que debo aprender a controlarlo y a darme cuenta de que, debo siempre estar en guardia y al pendiente de mi contrincante.- Le dijo seriamente, mirando a sus ojos azules. Se veía bastante guapo, al escuchar su voz melancólica, albergaba esperanzas de que Aleksand volviera de alguna manera.

- Sigamos, quiero dominarlo hoy, no importa que me tenga que quedar a acampar, o que me quede sin energías. Quiero hacerlo lo mejor posible, así que, no me rendiré. Vamos por más...- Adoptó una posición seria, estaba listo para hacer que su maestro se sintiera orgulloso.
avatar
Reichen Morgan

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 20/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Aleksand Bright el Mar Dic 04, 2012 7:31 am

Su mirada se clavó en Reichen como estacas de hielo que iban directo a su esencia. Algo en la forma en que se mostraban sus facciones denotaban que las palabras del chico no lo habían dejado conforme, incluso molestado. Sin previo aviso las esferas que restaban lo golpearon con mayor fuerza- ¿Has hecho oídos sordos a mis palabras? La magia no puede ser dirigida por el enojo o la ira o solo lograras que consuma tu propia esencia. Déjame preguntarte algo, ¿En qué crees que se basa mi poder? Los sentimientos oscuros son un gran incentivo para los mortales porque producen resultados inmediatos y rebosantes de fuerza. Dime Reichen ¿Parezco en enojado?-

Sin decir nada más comenzó a caminar en círculos alrededor del hechicero - Vampiros, licantropos, demonios o híbridos. Es cierto que todo mortal debe poder defenderse de tales amenazas. La cuestión está en trazar los límites para evitar perderse uno mismo. Voy a decir lo siguiente, estaba a punto de considerar el entrenamiento de hoy terminado pero dadas tus palabras y determinación continuaré un poco más. Más, no siempre es mejor- El cielo se cubrió de repente volviéndose de un oscuro gris, un segundo después el firmamento rugió con fuerza un par de veces. Los relámpagos surcaban las alturas horizontalmente pero no demoraron en mostrar su peligrosidad al valiente joven al comenzar a caer nada más que metros de ambos. Los rayos iluminaban de manera cegadora aquella playa, dejando apenas segundos al ojo humano para recuperarse- Viento benevolente- Con esas escasas palabras el aire se arremolinó a su alrededor creando cuatro tornados de arena que llegaban hasta los cielos y giraban a su alrededor.

-Deberías de pararme cuanto antes o no duraré en poner los elementos que restan en tu contra. Al final, el aire habrá azotado tu alma, el fuego purificado tu espíritu, el agua llevado tu voluntad y la tierra tu propia existencia física. La magia natural no es solo respecto a lo que uno maneja sino a un entorno completo, debes comprenderlo para usarlo a tu beneficio. Entonces, Reichen ¿Qué pasará aquí? ¿Cuál sera tu método para frenar la furia de un guardián?








Love struck like a silver bolt:







avatar
Aleksand Bright
Cazadores

Mensajes : 392
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por James T. Cromwell el Mar Dic 04, 2012 3:05 pm

Había sido el fuerte viento sobre su ventana lo que había despertado al joven Cromwell, o bien el sentimiento amargo de que algo no iba bien. Se despertó de inmediato y procuró que sus criados arreglaran el cuarto, pues, según como sus sentidos le indicaban, tenía cosas más importantes que hacer. Salió del cuarto a toda velocidad, en pantalón de pijama y sin camisa, como solía dormir, mientras buscaba en vano a Reichen y Artemis. Las habitaciones de los dos estaban vacíos, aunque la de Artemis no le generaba ninguna sospecha por el simple hecho de que él no dormía en lo absoluto. Reichen, por otro lado no solía estar despierto antes de las 11, por lo que no tuvo más remedio que regresar a su habitación.

Se sentó en la cama, aún cuando estuviera desordenada, y cerró los ojos. No solía hacer eso, salvo cuando necesitaba seguir un rastro mágico, y el de Artemis resultaba ciertamente fácil de reconocer. Concentró su poder en la cabeza y, desde la oscuridad de sus pensamientos notó una esencia blanca y extremadamente poderosa que solo se podía interpretar como el guardián. Acompañado, no obstante, había una esencia verde mucho más débil que ya antes había conocido y que en esos momentos solo se podía tratar de Reichen. Abrió los ojos de súbito y deshizo la concentración, pues ahora que conocía la ubicación de los jóvenes podría hallarlos fácilmente.

Se colocó tan solo unos jeans y unos zapatos deportivos, en conjunto con una camisa de las que solía usar, sin molestarse en apuntarla debido al afán que llevaba. Bajó las escaleras rápidamente y se dirigió al garaje, donde pudo comprobar que la motocicleta de Aleksand no se encontraba, pero su Ducaty azul allí estaba esperando a que la volviese a montar. Subió de un salto, se puso el chaleco y el casco y emprendió la marcha, con la suerte de que las calles estaban vacías a tan altas horas de la madrugada. Lo que le preocupaba no era que hubieran empezado las lecciones sin él, pero temía por Reichen, a solas con una criatura tan poderosa que solo él había tenido el valor de enfrentar y del que no había salido bien librado, no se imaginaba como estaría Reichen con una criatura como esa, que le superaba tanto en poder.

Llegó finalmente a la playa, donde presenciaría algo que lo dejaría completamente helado. Las nubes grisáceas cubrían los cielos encima de la playa, mientras fuertes rayos azotaban la lejanía de los mares. Los ojos plateados de Artemis, que James podía distinguir desde esa distancia, refulgían ira desde su fuero interno, un sentimiento que en el guardián James jamás había considerado siquiera que existía. Observó entonces a Reichen y, por alguna misteriosa razón quizá debida a unos leves rastros del vinculo que antes los unía, pudo notar el temor corriendo por cada una de las venas del hechicero. Por supuesto y como no podía ser de otra manera desde que la maldición fuera erradicada de sus entrañas, James sintió una fuerte compasión por el joven y se apresuró a ayudarlo.

Saltó de la motocicleta, se quitó casco y chaleco, y con este también voló la camisa que llevaba sin apuntar, y corrió a interponerse entre el guardián y el hechicero. Al llegar allí, recordó de inmediato una de las muchas confrontaciones que James y Artemis habían sostenido en el pasado, con la diferencia de que James representaba el ente malefico de las batallas. Sin embargo, ambos entes representaban energías positivas y probablemente esta vez no fuera el nivel de poder el determinante de la lucha. Artemis usaba el elemento del aire, cosa que de cierta forma relajó a James al ser uno de sus elementos afines, por lo que, canalizando la energía en sus manos como acostumbraba hacer cada que ejecutaba un hechizo, detuvo los tornados que rodaban sin control alrededor de Artemis.


- Maestro, os lo suplico. - Dijo, con un tono de voz que nunca se hubiera escuchado de labios del Cromwell. - No poseo el poder suficiente para detener esto, pero vos sí. Recuerdo muy bien, cuando estaba poseído por los designios de la maldición, que me recordabas una y otra vez que la magia no puede estar regida por sentimientos negativos. Aprendí ese principio en el momento en que estaba cerca de enloquecer por culpa de la maldición del lobo. Debéis detener esto, no porque no tengáis derecho a enfadaros, pero si porque no podemos permitirnos que un gran poder como el vuestro pierda el balance.



Spoiler:
avatar
James T. Cromwell
Hechiceros

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Reichen Morgan el Dom Dic 09, 2012 8:15 am

( Rol off: O sea, es fan service ??? jajajajaa... todos sin camisa Razz )

Reichen vio llegar a James Cromwell, en plan protector, como todo hermano hechicero haría, al parecer en su círculo todo aquello se manejaba así. Se quedó viendo a ambos. Se concentró en lo que le decía Aleksand, o Artemis, o ese hombre con un cuerpo y cara hermosos. Volteó a ver a James también, quien dejaba entrever su pecho y abdomen bien formados, además de sus músculos. Tenía que mentalizarse que en verdad ambos chicos eran sus hermanos y no podía verlos de otra forma. Eso podía distraerlo, pero no cedió más ante sus deseos. Tomó un poco de aire, y entonces, respondió.

- James, agradezco que hayas venido en mi rescate, pero creo que ya viene siendo hora de que aprenda a defenderme por mí mismo. Estoy harto de ser el débil, y si eso amerita que Artemis tenga que patearme el trasero y mandarme al hospital, entonces lo haré sin duda alguna. Todo el desequilibrio de la magia sale de mis emociones,y si logro manejar esto, puedo manejar cualquier cosa que se venga, incluso mandar a asar al mismo Klaus. - Echó una mirada a Artemis- Lo estoy logrando, créeme que sí, así que por favor, deja que lo intente de nuevo. Tengo que aprender de una buena vez, porque te recuerdo que no siempre estás para rescatarme cada vez que yo lo quiera.

Se concentró de nuevo, se hizo un poco más hacia atrás, y extendiendo los brazos, hizo un círculo de poder, y se concentró en el aire que circulaba. Respiró hondo, poco a poco, hasta sentir que en su cuerpo caminaban cargas de electricidad, de agua, luz, tierra y viento. Sus pensamientos se quedaron sumamente quietos, no había deseo, no había distracciones. Extendió su mano derecha hacia Artemis, y esta vez, sin ninguna distracción, pudo elevarlo unos 15 o 20 centímetros del suelo, hasta que después pudo elevarlo aun más y lanzarlo hacia atrás. Se quedó quieto, concentrado, y volvió a cerrar los ojos. Listo para cualquier contraataque.

Tan solo quería que sus hermanos se sintieran orgullosos de él.
avatar
Reichen Morgan

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 20/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Aleksand Bright el Lun Dic 10, 2012 2:58 pm

De acuerdo a sus cálculos todo iba perfectamente bien, con un poco más de presión seria capa de hacer aflorar el verdadero potencial del hechicero y exponer a él y al mundo su autentica naturaleza. La tempestad se alzaba amenazante con un mínimo de esfuerzo por parte de guardián, los grandes hechiceros humanos que se relataban en antiguas leyendas eran capaces de tal hazaña de la misma manera que Artemis. Quizás, en algún tiempo, los mortales que había tomado como "aprendices" tendrían la voluntad para moldear el entorno de la misma manera. Por su parte, a pesar de las palabras y motes empleados por los dos hechiceros para referirse a su persona, el ser de ojos plateados era incapaz de considerarse como su maestro. Sí, estaba enseñando parte de lo que sabia a ambos pero eso no se alejaba de lo que James y Reichen habían hecho con Aleksand no más que meses atrás. Sinceramente, incluso el guardián tenía problemas intentando catalogar cual era la relación exacta que lo ataba a los dos jóvenes humanos. Como si fuese poseedor de un sonar, sus sentidos fueron capaces de identificar la presencia de James a la distancia. Su llegada introducía algo de aleatoriedad a la cuestión pero no había razón alguna para frenar la prueba. Ahora con ambos presente quizás podía mostrarle magia de verdad.

El hechicero Cromwell llegó con todas las intenciones de frenar el peligro más inminente que amenazaba a Reichen, los tornados. De hecho, dada su predisposición innata con el elemento no tuvo problema en disipar la magia que Artemis había puesto a funcionar, pero detener algo era una tarea mucho más sencilla que crear todo eso de la nada. Ante las palabras pronunciadas por James el viento amainó completamente y los rayos dejaron de caer a la tierra y sin embargo el cielo se mantenía oscuro y centellante de a momentos signo de que la carga estática se mantenía presente. Artemis se levantó, recuperándose como si nada del ataque recibido y caminó hasta quedar frente a James y sin darle tiempo a reaccionar lo tomó del cuello, levantándolo del suelo hasta dejarlo a su altura puesto que el rubio seguía siendo de mayor complexión que el hechicero, ahora más que antes. Aún así, no presionaba del cuello de su aprendiz de manera de dejarlo sin aire, simplemente era como si lo mantuviera levitando a la altura de sus ojos- Cuando mi raza se enoja Dimensiones enteras desaparecen- dijo en un tono normal un dato que sonaba más a una verdadera amenaza y soltó para dejarlo caer justo al lado de su hermano en sentimiento y magia.

-Si eso es lo que desean. Entonces dejaré que tengan un leve atisbo del poder de un guardián. Ahora, les recomiendo prepararse con todas sus fuerzas mortales- Ahora su voz sonaba antigua, demasiado para siquiera darle una edad. Si Reichen y James entendían sus palabras era simplemente porque Artemis así lo quería. El guardián retrocedió un par de pasos y luego se cruzó de brazos. Los mitos hablaban de que los guardianes poseían una habilidad particular, inherentes a la persona misma y mientras mayor fuera su poder, más grande era el número de estas peculiares técnicas que poseen. El rubio se limitó a cerrar los ojos y exponer a los hechiceros el primer poder que había adquirido al poco de tiempo de su existencia y por el cual se había ganado su apodo. Pronunció la frase como si fuera una verdad absoluta y esta pareció resonar en toda la playa para darle competo apoyo- Alas del Juicio - por un instante se formaron dos extensas alas en su espalda del blanco más puro. Estas no tardaron en convertirse en pura energía de luz que salió disparada hacia ambos. Aquél brillo era más peligroso que cualquiera de los elementos, siendo mas rápido que el aire, maleable como el agua, incandescente como el fuego y inquebrantable como la tierra. El mero contacto a uno de los cientos de rayos que iban a su dirección serían capaces de enviar a los humanos al hospital por el mínimo de una semana. A pesar de ello había algo en lo que Reichen se había equivocado al hablar. Artemis era capaz de protegerlo donde se encontrase, no importaba tiempo o lugar.








Love struck like a silver bolt:







avatar
Aleksand Bright
Cazadores

Mensajes : 392
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por James T. Cromwell el Miér Dic 12, 2012 2:06 pm

Cada vez resultaba más cierto y plausible que James no acababa de entender a raza que recién había descubierto. Cada vez que creía entender un poco a Artemis, por pequeño que fuera el detalle, siempre resultaba sorprendido por la extraña naturaleza del ser. Y ahora, que curiosamente se había reconciliado con Reichen y que podrían finalmente ser hermanos sin líos amorosos, problemas con maldiciones o fastidios con la magia de por medio, no estaba desempeñando un papel como era correcto, pues James parecía haber perdido con la maldición, además de su capacidad de exteriorizar sus malas emociones, un claro entendimiento del mundo que lo rodeaba. Era como si las personas, que anteriormente le habían resultado tan fáciles de analizar, fueran un mundo aparte y enteramente nuevo que necesitaban de todo un estudio de su parte, mientras que las criaturas sobrenaturales, antes sombrías para él, ahora resultaran mucho más fáciles que los humanos. Y aunque Reichen era un ser sobrenatural, su parte humana era la que resaltaba por sobre todos sus aspectos de su personalidad, por ello le resultaba a James tan difícil saber sus intenciones ahora que se había librado de las maldiciones.

Y sin embargo, Artemis continuaba irritándolo. Lo admiraba, lo apreciaba y de vez en cuando lo idolatraba, pero resultaba tremendamente irritante cuando se trataba de confrontaciones mágicas, en especial por las humillaciones que le había hecho pasar debido a la clara diferencia de poderes, pero ciertamente esta vez fue la gota que rebasó el vaso. Cuando lo tomó del cuello, no sintió el más mínimo dolor, pues la intención del guardián no era en lo absoluto la de lastimarlo, pero a pesar de ello, en los pocos segundos que se mantuvo en el aire, en una posición tan humillantemente estúpida, una llama de ira se encendió dentro de James, más eso no se evidenció ni en sus facciones ni en su postura. La energía que tan poderoso sentimiento liberaba era particularmente difícil de ignorar, en especial cuando esta se acrecentó tanto cuando Artemis lanzó a James como un pobre juguete contra la arena.

James se apresuró entonces a levantarse y cerró los ojos, sin importarle lo que pudiera hacer Artemis pero con los oídos atentos a la voz que pudiera salir de sus labios. En medio de la oscuridad de su visión, pudo concentrarse en sus pensamientos, meditar un poco a increíble velocidad, respirar con tranquilidad y guiar el viento por entre su cuerpo, permitiendo que fuera Gaia la que guiara su accionar y no su propia e imperfecta naturaleza. Escuchó entonces el hechizo de su contrincante y, con un renovado brillo en los ojos, invocó un escudo que, misteriosamente, pudo repeler de cierta forma los rayos que venían. No era del todo poderoso, por supuesto, pues nunca James habría podido igualar el poder de Artemis y el escudo solo le servía para no sufrir un peligro mortal, pero los rayos estaban logrando que su cuerpo se arrastrase por la arena y que pequeñas heridas aparecieran en el rostro y brazos de James. Sabía que aquella sustancia, fuera lo que fuese, era enteramente peligrosa, pues además de las heridas que le aparecían cada pocos segundos, pudo sentir cierta debilidad en las piernas y estuvo a punto de caer, de no ser porque, una vez más, el báculo de la tierra apareció en las manos de James sin que este hubiera tenido que invocarlo y, además de servirle de apoyo, en el momento en que lo puso en la arena, el joven Cromwell pudo sentir una entera conexión con la tierra que se abría ante sus pies.


- ¡Terra Anima Ego! - Nuevas fuerzas se adentraron dentro del joven Cromwell, salidas desde las entrañas de la misma Gaia para ayudar a James en su dura tarea. El escudo finalmente se rompió, en el momento en que la sustancia dorada desapareció y se concentró en Artemis. Reichen, en aquellos instantes poco le interesaba, puesto que ya se había dado cuenta de que era un reto que su hermano debía afrontar solo si es que quería igualar el nivel de poder de James, y además estaba completamente seguro de que el joven Morgan estaba bien, afrontando su propia lucha. - Creo que es mi turno. - Agitó su arma, invocando nuevamente las fuerzas de la santa madre e invocando su elemento predilecto, aquel que ya antes había utilizado en contra del guardián. Una enorme ráfaga de viento apareció de la nada, mucho más potente y poderosa que los tornados anteriormente producidos, que generaban en Artemis un leve bamboleo. James y Reichen, por supuesto, también estaban expuestos a las fuerzas de la naturaleza, pero con la pronunciación de una nueva palabra, los pies de ambos jóvenes fueron cubiertos de arena y sujetados al piso. Dos nuevos remolinos empezaban a formarse en las cercanías, uno, con el viento invocado por James y la arena que se había desprendido del suelo de la playa, y el otro, formado en el mar, pues el viento había alzado las aguas y había generado un tornado de agua que se acercaba rápida y peligrosamente a Artemis.



Spoiler:
avatar
James T. Cromwell
Hechiceros

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El flujo de la naturaleza [Reichen - James]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.